Lunes 23 de Mayo de 2022 | Matutina para Adolescentes | Primera reimplantación exitosa de un miembro

Escuchar

Primera reimplantación exitosa de un miembro

“Te alabaré, porque formidables y maravillosas son tus obras; estoymaravillado y mi alma lo sabe muy bien” (Salmo 139:14, RVR 95).

¿Qué harías si perdieses un brazo? Estar involucrado en un terrible accidente ya sería bastante malo, pero perder un brazo en el proceso ¡debe ser horrible! Y eso es exactamente lo que le sucedió, el 23 de mayo de 1962, a un niño llamado Red Knowles, de Somerville, Massachusetts, Estados Unidos. Red intentaba saltar a un tren de carga cuando fue lanzado contra un muro de piedra que le arrancó el brazo derecho a la altura del hombro, en un corte limpio. Se alejó de las vías, aturdido, y sujetando su brazo dentro de la manga ensangrentada. El personal de urgencias no descubrió el alcance real de la lesión hasta que una ambulancia lo trasladó a Boston al otro lado del río Charles.

Un equipo de doce médicos, dirigidos por el doctor Ronald Malt del Hospital General de Massachusetts, se puso a trabajar inmediatamente para volver a unir el brazo cortado. Todas las técnicas que utilizaron ese día se habían empleado antes, pero nunca para restaurar una extremidad entera. Los médicos rara vez tienen el candidato ideal para hacer algo así. Las condiciones tienen que ser las adecuadas antes de empezar, incluso antes de que comience el verdadero trabajo. Los médicos fijaron el hueso con un perno especial, reconectaron las arterias, sustituyeron cuatro nervios principales del brazo de Red, y le injertaron piel y músculo. Luego, mientras esperaban a ver si la operación prosperaba, se sintieron aliviados al ver que la mano de Red recuperaba su saludable color rosado y al sentir el pulso en su muñeca. Era la primera reimplantación exitosa de un miembro humano en la historia.

El doctor Malt y Red Knowles se convirtieron en celebridades de la noche a la mañana. Durante las semanas siguientes, Red, un jugador de béisbol de las ligas menores, recibió obsequios y cartas de jugadores de las ligas mayores de todo el país, y todo el país observó los progresos de Red. Unas semanas después de la operación, empezó a quejarse de un fuerte dolor en el brazo, ¡una muy buena señal! Al cabo de un año, Red podía mover los dedos, y sentir si alguien los tocaba, así como las sensaciones de calor y frío. Por fin, pudo doblar la muñeca y empezó a jugar en primera base, pero solo con su mano la izquierda (era zurdo). Otro año más, y volvió a jugar béisbol como antes. Tras cuatro años de recuperación, tenía el uso completo de su mano y su brazo derechos.

Los médicos hicieron un trabajo increíble al recomponer a Red Knowles, pero el mérito es de Dios. Nuestra asombrosa capacidad de curación demuestra que realmente estamos diseñados de forma asombrosa.

Comparte este devocional
Deja tu comentario

1 comentario
A %d blogueros les gusta esto: