Martes 14 de Junio de 2022 | Matutina para Adolescentes | “Estrellas y Franjas para siempre”

“Estrellas y Franjas para siempre”

“Nosotros nos alegraremos en tu salvación y alzaremos bandera en el nombre de nuestro Dios. Conceda Jehová todas tus peticiones” (Salmo 20:5, RVR 95).

Desde la antigüedad, las banderas han sido muy importantes para los clanes, las tribus y las naciones. Han ondeado sobre ciudades y castillos, han dirigido ejércitos y han ayudado a los generales a celebrar victorias. En 1776, durante la Revolución Estadounidense, el Ejército Continental colonial enarboló una bandera que tenía trece franjas rojas y blancas. Según la leyenda, una costurera de Filadelfia, Betsy Ross, diseñó una nueva bandera a petición del general George Washington. Consistía de trece franjas rojas y blancas, y un círculo de trece estrellas sobre un fondo azul, que pronto se conoció como las Estrellas y las Franjas. Las franjas representaban las trece colonias originales, y el círculo de estrellas debía representar una nueva constelación para un nuevo país. El 14 de junio de 1777, el Congreso Continental adoptó la nueva bandera para los Estados Unidos de América.

Desde entonces, ha habido 27 versiones de la bandera estadounidense. En 1960, se creó la bandera actual: todavía con trece franjas, pero también con cincuenta estrellas para los cincuenta estados. Entre los apodos que tiene la bandera, se encuentran “Stars and Stripes” [Estrellas y Franjas], “Old Glory” [Antigua Gloria] y “Star-Spangled Banner” [Bandera Tachonada de Estrellas], un término que se destaca en el himno nacional.

La bandera de los Estados Unidos es uno de los símbolos más comunes de la nación y se exhibe en casi todas partes: en edificios gubernamentales, en escuelas, en restaurantes e incluso en casas particulares. La bandera representa muchas cosas pero, entre las más importantes, están las libertades que otorgan la Declaración de Independencia, la Constitución de los Estados Unidos y la Carta de Derechos; así como los tremendos sacrificios de quienes han comprado esas libertades con su tiempo, su trabajo y su vida.

Dios ha bendecido mucho a los Estados Unidos. Es un país en donde tanto niños como adultos pueden estudiar y aprender una profesión u oficio, y hay muchas bibliotecas; raramente se corta la electricidad y tener conectividad es algo común. Además, quienes viven allí son libres para expresar sus ideas, y para elegir dónde y cuándo celebrar el culto de la religión que profesen. Es una nación en la que sus habitantes sienten que es un privilegio de enarbolar las Estrellas y Franjas en agradecimiento.

Comparte este devocional
Deja tu comentario