Matutina para Adolescentes | Martes 13 de Febrero de 2024 | Felicidad

Felicidad

«Altísimo Señor, ¡qué bueno es darte gracias y cantar himnos en tu honor!» (Salmo 92:1)

¿QUÉ ES LO QUE TE HACE FELIZ? QUIZÁ TENER A TU FAMILIA Y A tus amigos reunidos; quizá tener salud, dinero o aprobar ese examen que tanto ansías superar. Sin embargo, ¿se te ocurriría responder «la gratitud»? Un estudio ha comprobado que uno de los factores que más contribuye a la sensación de felicidad es el grado de gratitud que la persona demuestra. Para corroborarlo, un grupo llamado soulpancake decidió realizar un experimento.

Inicialmente, les pidieron a unas personas que respondieran un cuestionario que mediría su nivel de felicidad. A continuación, les solicitaron que escribieran una carta de agradecimiento a alguien especial, y que llamaran a esa persona para leerle la carta por teléfono. Al final, deberían responder un cuestionario similar al primero, para comparar sus niveles de felicidad. El resultado no podía ser otro: ¡las personas estaban MUCHO MÁS FELICES después de mostrar gratitud!

¡Es bueno dar gracias al Señor! Probablemente, el salmista se refería la sensación de alegría que invadía su ser cuando daba gracias a Dios por todas las pequeñas y grandes bendiciones de su vida.

Hoy te proponemos repetir el mismo experimento: escribe una carta de agradecimiento a alguien, y luego léesela personalmente a su destinatario, o bien, llámalo para leérsela por teléfono. Intenta orar con la persona a quien le estás agradecido/a, manifestando a Dios la alegría de tenerla en tu vida.

Aunque en este momento estés pasando por situaciones difíciles, piensa: «¿cuántas veces en mi vida y en la de mis amigos y familiares he visto a Dios obrar milagros y transformar situaciones?». Sé agradecido/a por lo que Dios ya ha hecho y también por lo que está preparando para tí en el mañana, y así como el salmista, canta la fidelidad de nuestro bondadoso Padre.

Hay un mensaje especial para ti:  Matutina para Adolescentes | Miércoles 02 de Agosto de 2023 | El refugio
Comparte este devocional
Deja tu comentario