Matutina para Adolescentes | Miércoles 24 de Enero de 2024 | Un llamado para ti

Un llamado para ti

Después llegó el Señor, se detuvo y lo llamó igual que antes: «¡Samuel! ¡Samuel!» «Habla, que tu siervo escucha», contestó Samuel. 1 Samuel 3:10

¡ESTE ES UN EXPERIMENTO QUE QUERRÁS MOSTRAR a todo el mundo!

Busca «The mosquito», en Wikipedia. Escucha con atención un audio allí que aparece, de aproximadamente 10 segundos. Asegúrate de bajar el volumen primero, y de ir subiéndolo poco a poco y con cuidado. ¿Oyes sonido bien agudo? Ahora reproduce el audio con el mismo volumen a tus padres y pregúntales si pueden oír algo.

Impresionante, ¿verdad? Es probable que solo tú, y otras personas de tu edad, hayan podido oír el molesto sonido. Esto se debe a que un adulto puede oír sonidos entre 0,02 y 16 kilohercios, y la frecuencia de ese audio es de 17,4 kilohercios. A medida que envejecemos, DE MANERA NATURAL PERDEMOS LA CAPACIDAD DE OÍR SONIDOS DE ALTA FRECUENCIA (Esta pérdida se denomina presbiacusia).

Cuando Samuel aún era joven, Dios lo llamó por primera vez. Aunque el llamado fue audible, y en tres ocasiones, Elí, el sumo sacerdote, no fue capaz de oír la voz de Dios. Esto se debe a que el llamado no era para Elí; era para Samuel. Solo el joven Samuel podía transmitir el mensaje dado por Dios en aquel momento.

Dios tiene misiones especiales que solo los adolescentes pueden llevar a cabo, porque a medida que nos hacemos mayores, perdemos algunas de las características exclusivas de esa edad. Y hay misiones que no son para cualquiera, sino que han sido diseñadas exclusivamente para ti. ¡Tu personalidad y tu historia forman una COMBINACIÓN ÚNICA!

Dios te llama hoy en una frecuencia que solo tú puedes oír. ¿Cuál será tu respuesta? ¿Te levantarás y aceptarás el reto, como lo hizo Samuel, o continuarás durmiendo?

MANTENTE SIEMPRE PREPARADO Y DISPUESTO A RESPONDER AL LLAMADO DE DIOS

Hay un mensaje especial para ti:  Viernes 19 de Agosto de 2022 | Matutina para Adolescentes | Un globo a 30 km de altura
Comparte este devocional
Deja tu comentario