Matutina para Adolescentes | Sábado 06 de Enero de 2024 | Aprendiendo de los ratones

Aprendiendo de los ratones

Que no haya desunión en el cuerpo, sino que cada miembro del cuerpo se preocupe por los otros.

1 Corintios 12:25

¿Sabes que es la empatía? Es la capacidad de identificarse con otra persona, de sentir lo que otra persona siente. ¿Y quién, sino Cristo, tuvo la actitud más empática que jamás haya existido? Él sintió y tomó sobre sí nuestros dolores y pesares, para que nuestra carga fuera mucho más ligera.

La neurobióloga Inbal Bartal demostró cómo se desarrolla la empatía en los ratones. Su experimento consistió en colocar ratones en una jaula que contenía en su interior un tubo transparente, en donde un ratoncito quedaba atrapado. Un segundo ratón quedaba libre dentro de la jaula, pudiendo liberar al roedor atrapado por medio de un sistema externo al tubo.

Para probar la empatía entre los distintos animales, la investigadora dejó preso a un ratón con manchas, y libre a un ratón albino, considerando que este último nunca había convivido con animales con manchas. La mayoría de los ratones sometidos al experimento dejaron presa a la otra cobaya.

Sin embargo, en una segunda ronda del experimento, los ratones albinos habían convivido previamente con un compañero ratón con manchas. En este caso, cuando el roedor manchado quedó nuevamente aprisionado, la cobaya albina no tardó en abrir el tubo liberarlo.

La convivencia puede generar empatía. ¿Existen personas con las que te cuesta relacionarte porque son diferentes a ti? ¿Qué te parece si intentas convivir en unidad y comprender a esa persona sin juzgarla? DIOS DESEA QUE TENGAMOS EMPATÍA y que cuidemos los unos de los otros.

Es probable que muchos no hayan sido empáticos contigo; al fin y al cabo, vivimos en un mundo egoísta y lleno de maldad; pero Cristo nos invita a amar al prójimo como a nosotros mismos y, por él, debemos ejercitar este amor cada día. ¡AMA!

Hay un mensaje especial para ti:  Lunes 20 de Diciembre de 2021 | Matutina para Adolescentes | El compromiso de regresar – parte 3
Comparte este devocional
Deja tu comentario