Matutina para Jóvenes, Domingo 30 de Mayo de 2021

Escuchar Matutina

Las escaleras del “mientras”

“Consideró que el oprobio por causa del Mesías era una mayor riqueza que los tesoros de Egipto, porque tenía la mirada puesta en la recompensa” (Heb. 10:26, NVI).

Un verano cumplí dos sueños. Me gustan mucho los teatros, y tuve la oportunidad de visitar dos muy famosos que hacía rato quería conocer. En uno pude disfrutar de un concierto de música conmovedora interpretada por una famosa orquesta, y en otro pude disfrutar de una tarde de lectura inspiradora en su gran biblioteca.

He visto fotos de muchas personas en esos teatros, con los típicos fondos que los hacen fácilmente reconocibles. Pero esos días en que los visité, me propuse fotografiar una parte no tan conocida de ellos: las escaleras.

Solo al verlas, no podría distinguirse en qué lugar estaba. Eran hermosas, amplias, y escondían muchas pisadas ansiosas y silenciosas.

Comparto este pensamiento porque es probable que hoy te encuentres a medio camino de lograr alguna cosa que quieres.

Quizás, al concentrarte tanto en el resultado final (que no está mal), estás olvidando muchas cosas buenas que pasan en el interín. En cada sueño perseguido hay mucho proceso, mucho aprendizaje intensivo y trayecto recorrido.

No sé hacia dónde te está llevando el camino que elegiste, pero con un minuto de pausa y reflexión quizás hoy puedes pensar en la riqueza del momento y lugar exacto en el que estás.

¿Lleva trabajo hacerlo? Sí. Es un ejercicio al que no siempre estamos acostumbrados. Pero es lo que nos garantiza que, cuando todo haya terminado o hayamos llegado a la cima que tanto anhelábamos, no tengamos una sensación de vacío como si realmente todo hubiera terminado. Seremos más conscientes de que habrá otras “escaleras” y otras lecciones igualmente disfrutables que el resultado, o incluso más.

Y a mi mente viene Moisés, que pasó por “escaleras” largas y solitarias, y aunque siempre tenía su mirada puesta en la recompensa, no dejó de interceder por su pueblo, de aprovechar los momentos que vivía camino a su objetivo para aprender lecciones de humildad y dependencia, y de ayudar a los demás.

Hoy, sin dejar de mirar a tu objetivo, mira al costado y verás que están esas mismas oportunidades que tuvo Moisés. Pueden ser parte de los “escalones” que te lleven a tu destino y que, además, embellezcan el recorrido.

Comparte este devocional
Deja tu comentario