Matutina para Menores | Jueves 16 de Mayo de 2024 | Los brownies que desaparecieron

Los brownies que desaparecieron

“Porque el reino de Dios es […] vivir en justicia, paz y alegría por medio del Espíritu Santo” Romanos 14:17.

¿Te conté ya lo mucho que le gusta comer a mi perra Nala? No solo le gusta la comida para perros, también le gusta la comida que comemos tú y yo. Pan, galletas, uvas, tortitas… ¡todo lo que se te ocurra! Incluso le gusta el brócoli. Por desgracia, Nala no sabe cuándo parar de comer; es como una aspiradora. Y como es tan grande, si dejo algo de comida sobre la mesa, ella puede ponerse a dos patas y tomarla con las patas delanteras antes de que me dé cuenta.

Quizá no lo sepas, pero hay una cosa que los perros no deben comer nunca: chocolate. Les hace daño al cerebro y se ponen muy, muy enfermos. Así que siempre he tenido mucho cuidado de guardar todo lo que tuviera chocolate en los estantes superiores para que Nala no pudiera acceder a ello, excepto un día…

Supongo que estaba muy ocupada, porque cuando saqué mis brownies de chocolate del horno, los dejé sobre la mesada para que se enfriaran. Me había olvidado de Nala. Y, ¿adivina qué encontré cuando volví a la cocina? Sí, un molde vacío en el suelo. Nala se los había comido todos. Me asusté y llamé al veterinario. Me dijo que debía intentar que Nala vomitara los brownies dándole algo llamado peróxido de hidrógeno, pero no funcionó. Volví a llamar y la doctora dijo que Nala era una perra tan grande que probablemente su estómago podría procesar el chocolate sin problemas. “Pero Nala estará enferma los próximos días”, me dijo. Y tenía razón. Nala pasó mucho tiempo en el “baño” (el patio trasero de casa) durante los días siguientes.

¿No te parece extraño que a veces las cosas que parecen muy ricas y buenas no lo sean para nosotros? Recuerda que debemos tener cuidado con las cosas que nos pueden hacer mal, aunque parezcan buenas al principio.

Joelle

Hay un mensaje especial para ti:  Martes 24 de Mayo de 2022 | Matutina para Menores | Tema aprende a obedecer
Comparte este devocional
Deja tu comentario