Matutina para Menores | Jueves 26 de Octubre de 2023 | El remanente

El remanente

“Yo dejaré en ti gente humilde y sencilla, que pondrá su confianza en mi nombre” (Sofonías 3:12).

Los mensajes proféticos que estuvimos viendo parecen ser muy severos, ¿verdad? Pero todos ellos terminan con esperanza. Aunque la maldad en el mundo existe desde hace mucho tiempo, en cada época han existido personas que amaron y obedecieron a Dios. A las personas que aman a Dios y lo obedecen se les llama remanente. A ellos Dios les ofrece protección y liberación, así como hizo con Noé y su familia, quienes amaban a Dios, y los rescató del diluvio a través del arca.

Quienes esperan al Señor se caracterizan por su humildad y sencillez. Son personas que han puesto toda su confianza en Dios para que él los salve, no en otras personas ni en sus propias obras. Sofonías dice que cuando Jesús regrese, de cada nación de la tierra habrá personas que adorarán a Dios.

El versículo 9 dice: “Cuando eso llegue, purificaré el lenguaje de los pueblos, para que todos me invoquen”. Eso significa que las personas hablarán de temas puros, alabarán a Dios y lo adorarán. Jesús también dijo algo acerca de esto: “El hombre bueno dice cosas buenas porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas porque el mal está en su corazón. Pues de lo que abunda en su corazón habla su boca” (Luc. 6:45).

Entonces, ¿cómo es el grupo de personas fieles o “remanente”? Ellos siguen a Dios, no mienten, no engañan, ni son injustos, dicen cosas buenas porque el amor de Dios está en sus corazones. El apóstol Juan dice que ellos “siguen al Cordero por dondequiera que va. Fueron salvados de entre los hombres […]. No se encontró ninguna mentira en sus labios, pues son intachables” (Apoc. 14:4, 5).

Si quieres ser parte de ese remanente, pídele a Dios que transforme tu corazón. Deja que Jesús te guíe y alégrate en adorarlo y servirlo. A medida que hagas esto, tu confianza en Dios crecerá, y si viene a tu vida alguna dificultad, él será tu refugio.

Comparte este devocional
Deja tu comentario