Matutina para Menores | Lunes 18 de Septiembre de 2023 | El Alfarero divino

El Alfarero divino

“El Señor me dijo: ‘¿Acaso no puedo hacer yo con ustedes, israelitas, lo mismo que este alfarero hace con el barro? Ustedes son en mis manos como el barro en las manos del alfarero’ ” (Jeremías 18:5, 6).

En muchos lugares de la Biblia encontramos ejemplos de cómo Dios es el rey en la vida de una persona y en la historia de las naciones, porque estas historias muestran muy claramente lo que Dios puede hacer en la vida de alguien que se entrega a él. ¡Una transformación completa!

En los días de Jeremías, las vasijas de barro eran una industria muy importante. Sin duda que Jeremías pasó muchas veces afuera de estos negocios donde los alfareros se esmeraban para crear productos excelentes. Pero esta vez fue especial porque Dios le indicó al profeta que fuera a un negocio en particular. Dios también usa lugares poco probables o comunes. Su mensaje siempre es claro, no importa de donde venga. Presta atención a su voz.

El alfarero se sentaba ante dos ruedas de piedra paralelas que estaban unidas por un eje. Hacía girar la rueda inferior con los pies y trabajaba la arcilla en la rueda superior mientras esta giraba. De repente, el alfarero descubrió que la vasija que estaba haciendo no tenía el nivel de calidad para venderla, así que sin dudar volvió a empezar el proceso con paciencia, hasta que el producto alcanzó la excelencia que buscaba.

Así como el alfarero tiene poder sobre el barro, Dios tiene poder sobre sus criaturas. Cuando conocemos a Dios, somos conscientes de que todo lo que hace es por amor. Sus acciones son consistentes con su carácter, su naturaleza y sus atributos: él es santo, justo, sabio y amante. Hoy puedes agradecerle porque tiene un plan especial para ti. Confía en él sea cual sea tu situación. Él te enseñará qué camino debes tomar. El apóstol Pablo usó la misma ilustración para recordarnos que Dios es siempre confiable: “Tú, hombre, ¿quién eres para pedirle cuentas a Dios? ¿Acaso la olla de barro le dirá al que la hizo: ‘Por qué me hiciste así?’ ” (Rom. 9:20).

¡Deja que Dios sea Dios en tu vida!

Comparte este devocional
Deja tu comentario

1 comentario