Matutina para Menores | Miércoles 08 de Mayo de 2024 | Mejores amigos

Mejores amigos

“Abraham creyó a Dios, y por eso Dios lo aceptó como justo. Y Abraham fue llamado amigo de Dios” Santiago 2:23.

A veces, distintos tipos de animales trabajan en equipo, como la anémona de mar y el pez payaso, también llamado pez anémona.

Las anémonas de mar parecen hermosas flores que crecen en las profundidades del océano. Si las ves buceando, en un acuario o en una pescadería, pensarás que son inofensivas. Estas “flores” del mar no tienen esqueleto ni huesos y sus “pétalos” se agitan en el agua, pero están firmemente sujetas a la roca, al coral o al fondo marino. Pueden deslizarse muy despacio, pero no lo bastante rápido como para atrapar comida.

Si tienes la suerte de visitar un acuario con un tanque donde puedas tocar distintas criaturas marinas, no dejes de tocar la anémona. Sus tentáculos son un poco pegajosos, pero no te harán daño. Para la mayoría de los peces que nadan entre su “flor”, lo pegajoso es en realidad un aguijón que puede matarlos o paralizarlos. Entonces, la anémona, que se mueve lentamente, puede comérselos con facilidad.

Sin embargo, el aguijón no mantiene alejados a los peces payaso de rayas brillantes. De hecho, si observas un pez payaso y una anémona, casi parece que el pez disfruta al ser tocado por sus tentáculos. Los científicos creen que el pez payaso tiene una cubierta protectora que impide que las picaduras de la anémona le hagan daño. El pez payaso también ayuda a la anémona, comiéndose cualquier resto de comida que pueda descomponerse y dañar a la anémona. Y como los demás peces saben que la anémona pica, se mantienen alejados, y así el pez payaso está a salvo.

El trabajo en equipo y la amistad nos ayudan también a nosotros. Si nos hacemos amigos de Jesús, nos rodeamos de buenos amigos y colaboramos con nuestros padres, formamos un equipo que mantiene a Satanás alejado de nosotros.

Dee

Hay un mensaje especial para ti:  Sábado 11 de Diciembre de 2021 | Matutina para Menores | ¿Qué significa todo ojo lo verá?
Comparte este devocional
Deja tu comentario