Matutina para Menores | Miércoles 22 de Noviembre de 2023 | El propósito de Proverbios

El propósito de Proverbios

“La sabiduría comienza por honrar al Señor; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción” (Proverbios 1:7).

Salomón habla más de veinte veces como un papá que aconseja a su hijo. Así es la relación que Dios quiere tener contigo.

Todo el libro de Proverbios nos habla de cómo vivir sabiamente para tener éxito. Pero ¿qué significa tener éxito? Hoy muchos creen que tener éxito es verse bien físicamente, obtener títulos académicos o premios deportivos, tener riqueza, etc. Pero para Dios el éxito es otra cosa, porque todo lo mencionado anteriormente pasará, o sea, dejará de existir. Dios quiere que atesores sus enseñanzas porque ellas permanecerán por siempre. Tú puedes vivir por siempre cuando le das a Jesús el lugar primordial en tu vida.

¿De qué forma puedes atesorar esas enseñanzas? Honrando a Dios, eso significa mostrar reverencia o respeto a sus enseñanzas y –con la ayuda del Espíritu Santo– seguir sus consejos. Otra versión (traducción) de la Biblia dice en Proverbios 1:7: “El principio de la sabiduría es el temor al Señor” (RVC). Ese temor significa respeto o reverencia a Dios, y Salomón dice que “el temor del Señor aparta del mal a los hombres” (16:6, RVC); “El temor del Señor es fuente de vida” (19:23, RVC); pero “el temor del hombre le pone trampas; el que confía en Jehová está a salvo” (29:25, RVR 95).

Si quieres apartarte del mal y tener vida en abundancia, Dios te invita a leer y atesorar los proverbios. Si solamente los lees, pero no los atesoras (es decir, no los guardas y los obedeces), te estarás perdiendo de la mayor bendición, que es vivir con Jesús en el reino de los cielos. Pero Dios no solo quiere que vivas feliz cuando vayas al Cielo, también desea conducirte por esta vida terrenal con la mayor felicidad posible.

A pesar de las dificultades que puedas atravesar, él tiene planes de amor para tu vida. Pídele a Dios que guíe tus decisiones en cualquier circunstancia de tu vida.

Comparte este devocional
Deja tu comentario