Matutina para Mujeres | Sábado 01 de Julio de 2023 | Un himno nacional de acción de gracias

Un himno nacional de acción de gracias

Dios está conmigo: no tengo miedo. Nadie puede hacerme daño. Salmo 118:6, TLA.

El Salmo 118 se encuentra en el centro de la Biblia, hay 594 capítulos antes y 594 después, haciendo un total de 1188 capítulos. El centro exacto de la Biblia en este sentido es el versículo 8 del Salmo 118, que dice: “Mejor es confiar en Jehová que confiar en el hombre”. Es decir, que en el corazón de Dios está el profundo deseo de que confíes en él, porque él sabe cuál es la mejor fórmula para vencer tus miedos: confía en Dios y todo miedo desaparecerá porque allí nadie ni nada podrá hacerte daño. Te invito a leer el Salmo 118 en tu Biblia, y después continuar con el resto de esta reflexión.

El Salmo 118 es un himno nacional de acción de gracias. Se cree, generalmente, que fue compuesto para alguna fiesta nacional. Parece dividirse en dos partes principales: los versículos 1 al 19, y los versículos 20 al 29. Los versículos 1 al 19 tal vez eran cantados por los israelitas cuando iban en camino al templo para ofrecer sacrificios o para celebrar alguna fiesta. El versículo 19 era recitado por el grupo cuando llegaba a la puerta y solicitaba permiso para entrar. Los versículos 20 al 28, representan la conversación entre los que ya estaban en el templo y los que acababan de llegar. El salmo concluye con un gran coro entonado por toda la congregación (vers. 29)… El tema de este salmo es la gratitud (3CBA, p. 901).

Celebra y canta las bondades de Dios; esto agrada su corazón. Reflexiona en todas las ocasiones en que te ha librado. Él es tu fuerza, tu Roca fuerte, y tu canción.

Tenemos un Salvador vivo y sublime. Él cuida de usted. El poderoso y excelso Salvador que guio los ejércitos de la hueste hebrea es su Dios. Usted solo tiene que confiar en él como un niño confía en sus padres. Obedezca solo a él, y aunque su confianza en los hombres y las mujeres haya sido defraudada, su confianza en Dios puede ser firme y constante. Él nunca ha fallado ni lo ha engañado. Será su guía y libertador en las circunstancias más difíciles. Estará a su diestra… Guarde su alma en el amor de Dios, suceda lo que suceda, y crecerá espiritualmente en fortaleza. Cristo es su amoroso Amigo, él tomará su mano y lo ayudará en todo lugar duro y difícil” (ATO, p. 274).

Alaba a Dios porque eso mejora tu presente y cambia tu mañana.

Comparte este devocional
Deja tu comentario