Sábado 04 de Diciembre de 2021 | Matutina para Mujeres | “Si quieres llegar a tu destino, no cabalgues sobre un caballo muerto”

“Si quieres llegar a tu destino, no cabalgues sobre un caballo muerto”

“Miré, y vi un caballo blanco. El que lo montaba tenía un arco y le fue dada una corona, y salió venciendo y para vencer” (Apoc. 6:2, RVR 95).

El título de la reflexión de hoy es un dicho de los nativos nor­teamericanos conocidos como los lakotas, pertenecientes a la tribu de los sioux. “Si quieres llegar a tu destino, no cabalgues sobre un ca­ballo muerto”, afirma el dicho. Qué obviedad, ¿verdad? Si pretendemos llegar a un lugar montados en un caballo muerto, es obvio que no lo lograremos. La única alternativa es desmontarnos de ese caballo, conseguir uno que esté vivo y sano, y seguir el viaje en él. Sin embargo, esta conclusión tan simple no la comprendemos tan bien en lo que se refiere a nuestro viaje por la vida. 

Son muchas personas las que, a pesar de que se dan cuenta de que cabal­gan sobre un caballo muerto, no lo abandonan, aun a costa de su propia vida. Se han hecho la idea de que el éxito es algo concreto y de que la razón de ser de su vida es la consecución de ese éxito, y se montan a lomos de ciertos ca­ballos. El caballo podría ser trabajar hasta la extenuación, invertir todos los ahorros, buscar cierto tipo de esposo que nos dé la imagen que buscamos, romper con amistades cristianas que son una buenísima influencia en nues­tra vida, dejar de estudiar o abandonar la iglesia. ¿Cómo es posible que, en la prosecución de unas metas totalmente mundanas, no nos demos cuenta de que vamos a lomos de un caballo muerto? Así somos los seres humanos: no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Querida amiga, no sé qué es lo que viene a tu mente al aplicar a tu propia vida esta frase de los sabios lakotas. ¿Cuál es el caballo muerto en el que te has subido hace tiempo? ¿Comprendes que ya no puedes seguir engañándote a ti misma? ¿Ves a dónde te conduce? ¿Eres consciente de que, si no decides bajarte de él, estarás tomando el camino equivocado en la vida, ese que no lleva a la vida eterna? 

Solo tengo un consejo para ti en el día de hoy: bájate del caballo muerto; abandona tus proyectos sin Dios; sueña sueños nuevos que cuenten con la aprobación del Señor; aléjate de esas personas que te llevan a una muerte se­gura sin Cristo; desvíate de los lugares que frecuentas, pues sabes que no con­ducen a la salvación.

Comparte este devocional
Deja tu comentario