Viernes 04 de Marzo de 2022 | Matutina para Menores | ¿En qué usas las 24 horas del día?

¿En qué usas las 24 horas del día?

“Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo” (Mateo 5:15, 16).

Posiblemente conoces el testimonio de Andressa Barragana. Una niña de tan solo trece años que amaba intensamente a Jesús; cada día lo dedicaba a ayudar a los demás y a testificar. Ella contó, en un video que puedes ver en YouTube, que los domingos tenía un programa radial dedicado a los niños. Los lunes de tarde hacía trabajo misionero. Los martes visitaba un asilo de ancianos. Los miércoles se reunía con familias pobres y hacían manualidades de cosas útiles. Los jueves de tarde se reunía con su grupo pequeño de 45 niños, y de noche salían a dar serenatas a algunos hermanos de la iglesia. Los viernes tenía grupos de oración intercesora con otros niños. Los sábados asistía a la iglesia y a veces también predicaba.

Ella conoció a Jesús a través de su abuelita. Le encantaron las enseñanzas de la Biblia y el ejemplo de algunos hermanos de la iglesia. Pronto decidió bautizarse y comenzó un grupo pequeño. Ella dijo: “Soy una niña normal porque estudio, juego, me entretengo con mis padres. Jesús nos da 24 horas. Deberíamos por lo menos darle una hora para hacer un trabajo misionero, entregar folletos, dar un estudio bíblico. Jesús está regresando pronto. Si no hacemos esto ahora, quizá mañana sea muy tarde”.

Tristemente, un año después de haber grabado ese video, un sábado de mañana Andressa se dirigía a la iglesia. Iba a predicar, pero hubo un accidente automovilístico. Murieron cuatro personas, incluida ella. ¡En tan poco tiempo hizo tanto! Llevó a más de cien personas al bautismo.

Pero esta historia no termina con un final triste. Andressa murió sirviendo a Jesús y nos dejó un hermoso ejemplo de bondad y compasión por los demás. Estoy segura de que cuando él vuelva, podremos verla.

Cada día puedes decidir en qué vas a ocupar tu tiempo. ¡Espero que, como Andressa, lo uses responsablemente, para testificar y para agradar a Dios con todas tus acciones!

Nina

Comparte este devocional
Deja tu comentario