Viernes 30 de Diciembre de 2022 | Matutina para Adolescentes | Nace la URSS

Nace la URSS

“[Roboam] hizo lo malo, porque no dispuso su corazón para buscar a Jehová” (2 Crónicas 12:14, RVR 95). Cuando era presidente, Ronald Reagan llamaba “el Imperio del Mal” a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

El 30 de diciembre de 1922, Rusia se convirtió oficialmente en la URSS. Vladimir Lenin fue el primer premier, y tenía algunas buenas ideas sobre cómo debía funcionar un gobierno socialista. Uno de sus lemas era “Un trabajo para todos, y todos para un trabajo”, junto con “Todos deben compartir la riqueza”; y enseñaba que “Los fuertes deben ayudar a los débiles”. Por desgracia, no funcionó así. Era una utopía que, en algún lugar, se podría haber desarrollado realmente; pero, a menos, que tengan una muy buena razón, los seres humanos, por lo general, no son ser amables con otros seres humanos.

Lenin estuvo en el poder durante unos pocos años y murió misteriosamente. Los historiadores creen que hay altas probabilidades de que haya sido envenenado. Joseph Stalin fue el siguiente mandatario, y fue uno de los dictadores más despiadados que el mundo haya visto. Cuando las ciudades o los grupos étnicos no cooperaban con sus exigencias, los aislaba y no permitía el paso de alimentos. Se calcula que, bajo el régimen de Stalin, murieron cerca de veinte millones de personas. Muchísimo murieron, literalmente, de hambre; otros fallecieron en la cárcel, en campos de concentración o como resultado de luchas armadas. Muchos fueron asesinados en interrogatorios, y políticos y militares fueron ejecutados por fusilamiento.

A Stalin le siguieron Nikita Khrushchev y luego Leonid Brezhnev, que construyeron la maquinaria militar soviética hasta tales proporciones que el mundo tembló ante su presencia. Aunque desde entonces la URSS se ha derrumbado políticamente y se ha dividido en muchos países independientes, todavía se cree que Rusia está preparada para luchar una guerra catastrófica en cualquier parte del mundo. Instaló misiles con cabezas nucleares en submarinos que pueden permanecer durante meses e incluso años bajo la superficie del mar; son una amenaza silenciosa y nadie sabe a ciencia cierta si todavía están activos.

¿Destruyó la antigua Unión Soviética al mundo en una guerra nuclear? No. ¿Podría destruirse gran parte de la tierra de esta manera? Tal vez. La Biblia no lo descarta por completo. Una cosa es segura: los líderes soviéticos no eran creyentes en el Dios del cielo.

Al igual que Roboam en el antiguo Israel, históricamente hicieron el mal, y es porque no prepararon sus corazones para buscar al Señor. Jesús vendrá, más allá de las creencias de los líderes de Rusia o de otros países. No seamos como ellos y Roboam; busquemos a Dios y no desestimemos su poder.

Comparte este devocional
Deja tu comentario