Viernes 30 de Diciembre de 2022 | Matutina para Jóvenes | Piensa en los demás

Piensa en los demás

«Pues si uno es rico y ve que su hermano necesita ayuda, pero no se la da, ¿cómo puede tener amor de Dios en su corazón? Hijitos míos, que nuestro amor no sea solamente de palabra, sino que se demuestre con hechos». 1 Juan 3: 17, 18

Como cristianos, cada día de nuestra vida hemos de apartar tiempo y espacio para los demás. Si lo haces, descubrirás que hay mucha gente a tu alrededor que está atravesando toda clase de situaciones dolorosas. Recuerda que al Mar Muerto le llaman de esa manera porque recibe y recibe, y no comparte sus aguas. Elena G. de White dice de manera acertada que «fuera del egoísta corazón humano, no hay nada que viva para sí. No hay ningún pájaro que surca el aire, ningún animal que se mueve en el suelo, que no sirva a alguna otra vida. No hay siquiera una hoja del bosque, ni una humilde brizna de hierba que no tenga su utilidad. Cada árbol, arbusto y hoja emite ese elemento de vida, sin el cual no podrían sostenerse ni el hombre ni los animales; y el hombre y el animal, a su vez, sirven a la vida del árbol y del arbusto y de la hoja» (El Deseado de todas las gentes, p. 12).

En el sermón profético de Jesús, él le dedicó la conclusión a este tema. «Y dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, los que han sido bendecidos por mi Padre; reciban el reino que está preparado para ustedes desde que Dios hizo el mundo. Pues tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; anduve como forastero, y me dieron alojamiento. Estuve sin ropa, y ustedes me la dieron; estuve enfermo, y me visitaron; estuve en la cárcel, y vinieron a verme”. Entonces los justos preguntarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre, y te dimos de comer? ¿O cuándo te vimos con sed, y te dimos de beber? ¿O cuándo te vimos como forastero, y te dimos alojamiento, o sin ropa, y te la dimos?

¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?”. El Rey les contestará: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron”» (Mateo 25: 34-40).

Hoy es un buen día para pensar en los demás, para hacer el bien sin mirar a quién se lo hacemos. Para manifestar hacia los sufrientes la misma actitud que Cristo les manifestó. Hoy, @Jesús te dice: «Todo lo que hagas por los pobres y desafortunados, lo estás haciendo por mí».

Comparte este devocional
Deja tu comentario