Domingo 15 de Mayo de 2022 | Matutina para Menores | La serpiente Betty

Escuchar

La serpiente Betty

“Sean prudentes y manténganse despiertos, porque su enemigo el diablo, como un león rugiente, anda buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8, DHH).

La revista National Geographic publicó la historia de una mujer que compró una serpiente de mascota. Era una boa constrictora que la señora llamó Betty. Luego de un tiempo viviendo con ella, la llevó al veterinario pensando que estaba enferma porque no estaba comiendo. Entonces el doctor le hizo algunas preguntas:

–¿Dónde duerme normalmente la serpiente?

–En mi cuarto –respondió la señora.

–¿Usted juega con ella? –preguntó el doctor.

–¡Sí, juego mucho con ella! La amo, y Betty me ama; incluso algunas veces duermo con ella –dijo la señora muy emocionada.

–¿Ha despertado alguna noche con la serpiente extendida en su brazo? –fue la tercera pregunta del veterinario.

–Sí –respondió ella–, justo me pasó eso la otra noche.

Finalmente, el doctor dijo:

–Le tengo una buena noticia y una mala. La buena es que su serpiente está perfectamente sana; y la mala es que ella está tratando de comérsela. Ha dejado de comer para hacer espacio en su estómago, y se está estirando.

Una serpiente siempre intentará atacar, de la misma manera como el diablo siempre trata de destruirnos. Trata de destruir tus amistades, tu familia, tu futuro. Quiere que recibas la influencia de cosas negativas que destruyen tu mente para que de esa manera no desees obedecer a Dios.

Imagina si el enemigo se te apareciera tal cual es para tentarte a deso­bedecer la ley de Dios. ¡Pienso que saldrías corriendo de miedo! ¿Cierto? Pero él se nos aparece de maneras atractivas, de formas que llaman nuestra atención, y nos hace creer que lo malo no es tan malo.

¿Sabes? Estamos en guerra y hay un enemigo que quiere el control de tu mente y tu vida. No puedes ganar esta batalla, necesitas de Jesús, y la única manera de obtener la victoria es pasando tiempo con él cada día y siendo obediente a su Palabra. No tengas a la “serpiente Betty” cerca tuyo. Aléjate del mal y obedece a Dios ¡siempre!

Nina

Comparte este devocional
Deja tu comentario