Domingo 27 de Marzo de 2022 | Matutina para Jóvenes | Transformación extrema

Escuchar

Transformación extrema

«Ustedes mismos son la única carta de recomendación que necesitamos: una carta escrita en nuestro corazón, la cual todos conocen y pueden leer». 2 Corintios 3: 2

Toda la congregación escuchó con asombro su testimonio aquella mañana de sábado. «He vivido toda la vida en la casa del frente de esta iglesia. Desde niño, mi abuelo y mis padres me enseñaron que la gente más peligrosa sobre la tierra son los adventistas del séptimo día. Por eso los he odiado todos estos años.

»Me dediqué a observarlos escondido desde mi casa usando binoculares tratando de descubrir las razones por las que mi familia tenía un concepto tan terrible de ustedes. Presté atención a sus prédicas, escuché desde mi casa atentamente cada una de sus enseñanzas todos estos años. Los vi salir a visitar, los seguí tratando de encontrar lo malo en ustedes cuando frecuentaban los barrios pobres, fui a sus brigadas de salud, estuve de cerca en sus campañas de donación de sangre, vi cuando llevaban juguetes a los niños pobres en diciembre, los vi repartir alimentos a la gente de la calle.

»Después de observarlos por mucho tiempo descubrí que los sentimientos que estaban en mi corazón hacia ustedes se habían marchado. Ahora los conocía mejor que nadie, los empecé a admirar. Por eso, cuando escuché los anuncios de la campaña que pensaban realizar me motivé a venir. El sábado pasado los vi salir de dos en dos a repartir los volantes y deseé recibir uno. Entonces una pareja de jóvenes cruzó la calle y tocaron la puerta en mi hogar. Cuando abrí me dijeron, como si yo no lo supiera: “Somos sus amigos, los adventistas del séptimo día, nuestro templo está al frente de su casa. Tenemos una campaña de evangelismo que comienza esta noche y nos encantaría tenerlo con nosotros” y se marcharon. En la noche entré a la iglesia y supe que ya no podría salir más. Por eso estoy ahora en este bautisterio porque he decidido entregar mi vida a Jesús. Ahora soy un nuevo hombre».

¿No te parece maravillosa la forma en la que Dios transforma nuestra vida? Pero hay un detalle que me llama la atención: el mundo nos observa. Por eso @Dios te invita hoy a vivir una vida íntegra, pues el mundo te observa. Hoy, tus acciones pueden contribuir en el cambio extremo que Dios desea realizar en algún corazón.

Comparte este devocional
Deja tu comentario