Martes 02 de Noviembre de 2021 | Matutina para Menores | ¿A quién hay que tener respeto?

¿A quién hay que tener respeto?

“Den a todos el debido respeto. Amen a los hermanos, reverencien a Dios, respeten al emperador” (1 Pedro 2:17).

Marca la respuesta correcta

  1. A Dios. 
  2. A todos.
  3. Las dos respuestas anteriores son correctas.

¿Has cedido tu asiento a alguna persona mayor alguna vez?

Esa es una buena costumbre y una muestra de respeto.

La falta de respeto hace que muchas personas se vuelvan insensibles y no cedan el asiento a una madre con un bebé o a una persona anciana, que lo necesitan más. Sin duda, esas personas no conocen el Decálogo o los Diez Mandamientos, porque cada uno de ellos nos enseña a ser respetuosos (puedes leerlos en Éxodo 20). Los cuatro primeros muestran el respeto que se merece Dios como nuestro Creador; y los seis últimos nos enseñan a respetar a nuestros padres y a nuestro prójimo.

Cuando alguien no respeta las normas de circulación, siempre hay un accidente. De igual forma, cuando no respetamos a nuestros padres, se rompe la unidad en nuestra familia. Y cuando no respetamos a Dios, también rompemos nuestra relación con él y nos olvidamos de su amor hacia nosotros.

La Biblia nos enseña la importancia de respetar a Dios y a los demás para vivir en paz y ser felices, pero también nos enseña la importancia de respetarnos a nosotros mismos. 

¿Recuerdas la historia de Daniel y sus amigos en Babilonia? Ellos respetaron las normas de Babilonia, pues era la autoridad que los gobernaba. Y respetaron a Dios cuando no se postraron ante la estatua de oro que hizo el rey Nabucodonosor. Pero también respetaron sus principios y valores personales cuando no comieron ni bebieron lo que no era saludable para su cuerpo.

¿Te gusta que te respeten los demás? Entonces respétalos tú primero, respeta a Dios y respétate a ti mismo cuidando que nadie te haga ir en contra de tus principios y valores. ¿Cuándo fue la última vez que mostraste respeto? Escribe tu experiencia en tu Diario de Oración.

Comparte este devocional
Deja tu comentario