Matutina para Jóvenes | Domingo 03 de Marzo de 2024 | Nadie los rescató

Nadie los rescató

«Pero ¿cómo van a invocarlo, si no han creído en él? ¿Y cómo van a creer en él, si no han oído hablar de él? ¿Y cómo van a oír, si no hay quien les anuncie el mensaje?» (Romanos 10: 14).

Floyd Bolling, obrero de un aserradero, cabalgaba con su esposa por la Sierra cerca de un pueblecito situado en las montañas del norte de California. De repente vieron algo que nunca olvidarían. Era una avioneta que había caído entre las rocas de los árboles. Curiosamente, estaba intacta, pero sus ocupantes estaban muertos. Cuando leyeron el diario escrito por una adolescente llamada Carla, de 15 años, comprendieron que el aeroplano llevaba allí siete meses.

El relato de esta familia que se estrelló en las montañas constituye un ejemplo de resistencia y valor. Carla y su madre prestaron atención durante más de ocho semanas para tratar de percibir cualquier ruido que pudiera indicar la presencia de rescatistas.

El diario revela que pasaron por momentos muy difíciles. «No tenemos alimentos. […] Solamente la esperanza nos han mantenido con vida». El 30 de abril Carla escribió: «Hoy cumplo dieciséis años, y quisiera ser rescatada hoy mismo. Eso sería muy lindo. El día está muy luminoso. Hay mucho sol. […] Tal vez pronto podremos salir de aquí». Sin embargo, nunca fueron encontradas con vida. Muchos aviones las buscaron, pero habían ido en la dirección equivocada y sus ocupantes no pudieron localizar la avioneta accidentada, a causa de la nieve.

Carla y su madre deseaban vivir. Querían ser rescatadas, pero sabían la triste suerte que les esperaba si no encontraban comida y agua. Solo les quedaba esperar que la ayuda llegara desde el cielo, donde volaban los aviones de rescate.

Del mismo modo hoy hay muchas personas que se encuentran perdidos, alejados de Dios, y su única posibilidad de rescate somos tú y yo, que hemos aceptado el mensaje de salvación. Sería muy triste que descuidáramos la Gran Comisión que incluye a personas de «todas las naciones, razas, lenguas y pueblos» (Apocalipsis 14: 6).

Y tú, ¿qué estás haciendo para que otros conozcan de Jesús? Si tratar de salvar la vida de alguien mediante maniobras de rescate es importante, imagina el valor de salvar un alma por toda la eternidad. Hoy acepta el reto de ser un medio de salvación para otros.

Hay un mensaje especial para ti:  Domingo 21 de Agosto de 2022 | Matutina para Jóvenes | Con las manos vacías
Comparte este devocional
Deja tu comentario

2 comentarios