Sábado 26 de Marzo de 2022 | Matutina para Menores | Usa tus dones

Escuchar
William Maillis en la Universidad

Usa tus dones

“Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor” (Mateo 25:21).

William Maillis es un niño norteamericano, un genio de doce años. Él ya podía hablar a los siete meses. A los dos años comenzó a aprender matemáticas básicas, y álgebra, a los cuatro. A los tres años conocía el alfabeto en seis idiomas y a los cinco fue diagnosticado como genio. A los nueve años se licenció en la secundaria y a los once años se graduó en Artes Asociadas en la Universidad Saint Petersburg con calificaciones sobresalientes. Su sueño es ser astrofísico. Pero lo más extraordinario de William es que su intención al estudiar esta carrera es para probar, a través de la ciencia, que Dios existe.

En una entrevista dijo: “Soy dotado en lo que tengo talento, así como otras personas están dotadas en otras cosas. Todos tienen dones que Dios le da. Yo recibí el don del conocimiento, de la ciencia y la historia”. Por ejemplo, él fue capaz de probar que Stephen Hawking (otro genio) estuvo equivocado al decir que Dios no existe, a través de la teoría de la gravedad. Y también dijo: “Los ateos intentan decir que Dios no existe, cuando en realidad es necesario tener más fe para creer que no hay Dios que para creer que sí lo hay”.

Este niño creció en una familia muy pobre y cristiana, donde le enseñaron a amar a Jesús desde pequeñito y le enseñaron valores cristianos para ser un buen niño. Tiene una fe inquebrantable. Lo más impresionante es que, teniendo una mente con una inteligencia brillante, su objetivo principal no es ganar dinero ni otras cosas grandiosas, sino mostrarle a todo el mundo que Dios existe, que es real, que podemos conocerlo y acercarnos confiadamente porque él desea ayudarnos y salvarnos. ¡Esto es realmente admirable!

Como él dijo, todos tenemos diferentes dones y somos responsables ante nuestro Señor de usarlos. Tú no necesitas ser un genio para contar a otros que Dios existe.

Tienes que usar el don que hay en ti. Entonces, ¿cuál es tu don? ¿Lo estás usando responsablemente? Que ni la pereza, ni los malos amigos, ni los videojuegos o el celular, ni nada te impida multiplicar tus dones y trabajar para Jesús responsablemente. Descubre cuál es tu don y úsalo para honrar el nombre de Dios.

Nina

Comparte este devocional
Deja tu comentario