Viernes 05 de Noviembre de 2021 | Matutina para Adolescentes | La coronación

La coronación

“Dios ha resucitado a ese mismo Jesús, y de ello todos nosotros somos testigos. Después de haber sido enaltecido y colocado por Dios a su derecha y de haber recibido del Padre el Espíritu Santo que nos había prometido, él a su vez lo derramó sobre nosotros. Eso es lo que ustedes han visto y oído” (Hech. 2:32, 33).

Después de las cartas a las siete iglesias, el Apocalipsis nos lleva al mismísimo salón donde se encuentra el trono de Dios en el cielo. Veinticuatro ancianos, vestidos del blanco más puro y con coronas en sus cabezas, se encuentran sentados en sus tronos alrededor del trono de Dios. Cuatro criaturas rodean el trono de Dios, una parecida a un león, otra a un buey, otra a un águila y la última con una cara como de hombre. Las criaturas viven para adorar de día y de noche: “Santo, santo, santo es el Señor, Dios todopoderoso, el que era y es y ha de venir” (Apoc. 4:8).

En cuanto a Dios, Juan no logra encontrar palabras para describirlo, solo puede compararlo con joyas preciosas: “Tenía el aspecto de un diamante o un rubí” (vers. 3). Pero de repente, un dilema se presenta en ese mundo de majestuosidad. Un ángel poderoso pregunta: “¿Quién es digno de abrir el rollo y romper sus sellos?” (Apoc. 5:2). Juan comienza a llorar, porque el asunto parece muy importante y no hay nadie digno de hacerlo. Entonces uno de los ancianos le dice: “No llores más, pues el León de la tribu de Judá, el retoño de David, ha vencido y puede abrir el rollo y romper sus siete sellos” (vers. 5).

¿Qué está pasando aquí? Parece que más de lo que se ve a simple vista. Toda la escena muestra imágenes de una coronación y entronización real. ¡Estamos presenciando la exaltación de Jesús en el cielo después de su muerte y resurrección en la tierra! Ranko Stefanovic señala: “En el Antiguo Testamento, la ceremonia de entronización tenía dos etapas: la coronación, que se realizaba en el templo, seguida por la entronización, que se realizaba en el palacio real” (La revelación de Jesucristo, p. 173). Aquí, sin embargo, el templo y el palacio son un solo lugar.

El poderoso “León de la tribu de Judá” que está a punto de ser coronado y exaltado no es un rey típico. Es un cordero que ha sido sacrificado. El momento de mayor debilidad y humillación en la vida de Jesús representó su mayor triunfo. Y como señala el texto de hoy, con Cristo en su trono, el Espíritu Santo ahora está activo en nuestros corazones.

Hay un mensaje especial para ti en la  Jueves 16 de Septiembre | Matutina para Adolescentes | Un luchador por un mundo mejor – parte 1
Comparte este devocional
Deja tu comentario