Viernes 08 de Abril de 2022 | Matutina para Mujeres | El vuelto siempre es de más

Escuchar

El vuelto siempre es de más

“Si ayudas al pobre, le prestas al Señor, ¡y él te lo pagará!” (Prov. 19:17, NTV).

Un sábado, en agosto de 2020, mi hermana Inés estaba participando de la Escuela Sabática online, durante la cuarentena por el coronavirus. En medio de una conversación animada, uno de los participantes dijo: “Muchas veces hablamos de ayudarnos los unos a los otros, pero no siempre lo llevamos a la práctica”. Justo en ese momento, un pensamiento claro e inspirado apareció en su mente: “Fulana de tal necesita dos mil pesos”. Al terminar la Escuela Sabática, Inés se fijó si tenía dos mil pesos y los separó para dárselos a esa persona. Durante la semana, mi hermana llamó a la compañía que le provee servicios de Internet para quejarse por el costo de la factura. Inesperadamente, la compañía ofreció darle un descuento que, a lo largo de un año, le ahorraría diez mil pesos. “Yo le di a Dios dos mil pesos y él me dio diez mil”, me dijo Inés.

Si tenemos una mentalidad de escasez, nos centraremos en nuestros recursos limitados y nos perderemos de presenciar hermosos milagros. “A menudo sentimos que al dar, perdemos”, escribe Stormie Omartian en Just Enough Light for the Step I’m On [Solo la cantidad de luz suficiente para el paso en el que estoy]. “Pensamos: Si no tuviera que dar esto, tendría más para mí. Sin embargo, esa es la actitud que hará que perdamos. La Biblia dice que si le damos a Dios, tendremos todo lo que necesitamos en nuestras vidas. Si no, no”. Cuando no somos generosas, en realidad estamos cortando el flujo de las bendiciones de Dios. Por supuesto que él aún nos ama; sin embargo, “los tesoros de la abundancia de Dios solo se abrirán para aquellos que inicien el proceso abriéndose a sí mismos al dar”, añade.

Dios quiere darnos una mentalidad de abundancia, que se concentra en sus recursos ilimitados y resulta en una vida generosa y abundante. Cuando vivimos así, como dice aquella canción de Fito Páez, el vuelto “siempre es de más.” Ser generosas, confiando en la providencia divina, es el mejor “negocio” que podemos hacer.

Señor, tus recursos son absolutamente ilimitados. Tú me bendices hasta que sobreabunda; hasta que mis brazos no pueden cargar más regalos; hasta que la casa está llena de comida, de luz y de alegría. Ayúdame a recordar esto cuando tenga la oportunidad de dar. Quiero abrir mis manos y mi corazón para dar generosamente.

Comparte este devocional
Deja tu comentario

2 comentarios
A %d blogueros les gusta esto: