Viernes 13 de Agosto 2021 | Matutina para Adultos | Propone y dispone

Escuchar Matutina

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:13, 14).

Una cosa hago. A veces pretendemos estar en muchas cosas y, al final, no estamos en nada. “Una cosa te falta”, le dijo Jesús al joven rico (Mar. 10:21). “Una cosa es necesaria”, le dijo el Señor a Marta (Luc. 10:41). Cuando, como María, elegimos hacer la cosa indispensable, es la parte que nadie podrá quitarnos. Necesitamos vivir para lo que realmente importa. 

Olvidando lo que queda atrás. Olvidar, en la Biblia, quiere decir no estar ya más influenciado o afectado por. Cuando Dios promete que nunca más se acordará de nuestros pecados y transgresiones, no significa que tiene mala memoria. Lo que dice es que no tomará en cuenta nuestros pecados y que no van a afectar nuestra relación con él. No podemos borrar el hecho histórico, pero sí su significado. Para Pablo, su pasado no fue un obstáculo para impedir, sino una inspiración para realizar. Algunos corren mirando hacia atrás, y por eso se caen. Tenemos que reemplazar lo de atrás por lo que está adelante.

Prosigo. Un hombre no se convierte en atleta triunfador escuchando discursos, ni viendo películas o leyendo libros, ni animando con gritos al equipo. Lo hace luego de un esfuerzo intenso. Vamos por la meta y alcanzaremos la recompensa. Proseguir es un trabajo en equipo con Dios. Él no corre en nuestro lugar y nosotros no podemos correr solos. Corremos juntos. 

La historia nos dice que cuando Napoleón planeaba invadir Rusia llamó al embajador para decirle que si ofrecían resistencia serían totalmente destruidos. Con serenidad, el embajador respondió: “El hombre propone, pero Dios dispone”. Entonces, Napoleón agregó: “Dígale a su emperador que yo soy el que propone y el que dispone”.

Poco después, los hechos desvirtuaron la pretensión napoleónica. La soberbia del que cree que puede solo es necedad, mientras que sabio es aquel que prosigue por la gracia y las promesas del Señor. Dios propone y dispone.

“Permitamos que los grandes propósitos que indujeron a Pablo a proseguir rumbo a la meta frente a los problemas y las dificultades los induzcan a ustedes también a consagrarse plenamente al servicio de Dios. Todo lo que les llegue a la mano para hacer, háganlo según sus fuerzas. Sea esta la oración cotidiana de cada uno de ustedes: ‘Señor: Ayúdame a hacer todo lo mejor posible. Enséñame a hacer mejor mi tarea. Dame energía y alegría’ ” (Elena de White, Cada día con Dios, p. 372).

Comparte este devocional
Deja tu comentario