Domingo 07 de Agosto de 2022 | Matutina para Menores | Usando los dones con excelencia

Richardson the elder, Jonathan; Isaac Watts (1674-1748), DD; Hackney Museum, Chalmers Bequest; http://www.artuk.org/artworks/isaac-watts-16741748-dd-133106

Usando los dones con excelencia

“No obstante, cada uno tiene de Dios su propio don: este posee uno; aquel, otro” (1 Corintios 7:7 u.p., NVI).

Un niño llamado Isaac Watts disfrutaba de ir a los cultos de la iglesia, pero se iba triste porque no le gustaban los himnos que se cantaban. Un día le preguntó a su padre:

–Papá, ¿por qué en la iglesia cantan himnos tan feos?

Su padre le respondió duramente:

–Si no te gustan escribe otros mejores.

La respuesta de su padre lo desafió, y ese mismo día compuso su primer himno. Luego lo llevó para que lo cantaran en la iglesia. El himno les gustó tanto a los hermanos, que le rogaron que escribiera otros, y él accedió gustoso. Isaac escribía himnos cada vez que sentía deseos de hacerlo, y así continuó escribiendo durante toda su vida. Uno de los himnos más hermosos que escribió y que se ha traducido a muchos idiomas es: “Al contemplar la excelsa cruz”. Otro de sus hermosos himnos es: “Dominará Jesús el Rey”. Este muchacho a los siete años estudiaba gramática y latín; a los nueve aprendió griego; a los diez, francés; y a los trece, el idioma hebreo. Llegó a ser un predicador y siguió componiendo himnos por muchos años.

Muchas veces es fácil criticar algo y no hacer nada al respecto; sin embargo, esta historia nos muestra que, aunque a este niño no le agradó algo, decidió mejorarlo, y finalmente llegó a ser un personaje distinguido para la obra del Señor. ¿Te agradaría que con los años se contara la historia de algo que tú hiciste para Dios con excelencia? Sería hermoso que fueras recordado por tu esfuerzo, dedicación y entrega en algo que amas hacer, y de esa manera llegar a ser una inspiración para que otros niños y jóvenes busquen a Jesús.

A cada persona, Dios le dio un don. Si piensas que solo tienen dones los que cantan o predican en la iglesia estás en un error. Hay muchos otros dones que han sido entregados para servir y mostrar a otros el amor de Dios. El asunto es la manera en que usamos esos dones: si los usamos con excelencia, los ignoramos o incluso ni siquiera intentamos saber cuáles son. Encuentra tus dones y comienza a desarrollarlos poniendo todo tu esfuerzo, entrega y dedicación en ellos.

Nina

Comparte este devocional
Deja tu comentario

1 comentario
A %d blogueros les gusta esto: