Jueves 11 de Noviembre de 2021 | Matutina para Mujeres | En busca del sentido de la vida

Escuchar Matutina

En busca del sentido de la vida

“A nada le concedo valor si lo comparo con el bien supremo de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por causa de Cristo lo he perdido todo, y todo lo considero basura a cambio de ganarlo a él” (Fil. 3:8).

Imagino al sabio diciendo en un grito desgarrador: “Miré luego todas las obras de mis manos y el trabajo que me tomé para hacerlas; y he aquí, todo es vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol” (Ecl. 2:11, RVR 95). A mi parecer, la conclusión de su discurso es muestra de un gran vacío existencial, y a la vez de una búsqueda de sentido para su vida. Otra de sus expresiones así pareciera indicarlo, cuando exclama: “Mejor [es] el día de la muerte que el día del nacimiento” (Ecl. 7:1, RVR 95). ¿Dónde se en­cuentra el sentido de la vida, para que valga la pena vivirla y disfrutarla? 

Las personas cotidianamente buscan respuesta a esta pregunta e intentan hallarla por diferentes caminos: mediante la adquisición de conocimiento o de reconocimiento; mediante la obtención de riquezas materiales; tratando de conservar la juventud sometiéndose a procedimientos quirúrgicos; o proban­do los más diversos placeres que el mundo ofrece como fuente de felicidad. A pesar de ello, la falta de sentido en su vida continúa. Cuando una observa las estadísticas, ve que aumentan año tras años los índices de suicidio, de las adicciones y de las enfermedades mentales. Esta es una triste realidad, para algunos irremediable; para los hijos de Dios, es remediable y reparable. 

Cuando desarrollamos una relación con Dios, la vida adquiere sentido. Es solo dentro de esa relación con el Señor que uno puede llegar a decir, como dijo el apóstol Pablo: “Pero todo esto, que antes valía mucho para mí, ahora, a causa de Cristo, lo tengo por algo sin valor” (Fil. 3:7). 

Descubrir cada día nuestro sentido de misión enriquece la existencia hu­mana. Al desarrollar un ministerio de compasión en favor de otras mujeres, quitamos la mirada del “espejo” de la soberbia y, entonces, vivir se vuelve para nosotras una pura satisfacción. El placer de ser útiles nos eleva a un nivel de plenitud que solo en Cristo y con Cristo es posible experimentar. 

Si lo piensas bien, para la mujer cristiana nada tiene valor en comparación con el bien supremo de conocer a Cristo. Ganarlo a él es ganarlo absoluta­mente todo.

Hay un mensaje especial para ti en la  Matutina para Mujeres, Viernes 25 de Junio de 2021
Comparte este devocional
Deja tu comentario