Lunes 02 de Mayo de 2022 | Matutina para Menores | Seguir las instrucciones

Seguir las instrucciones

“Entonces los sacerdotes tocaron las trompetas, y la gente gritó a voz en cuello, ante lo cual las murallas de Jericó se derrumbaron. El pueblo avanzó, sin ceder ni un centímetro, y tomó la ciudad” (Josué 6:20; NVI).

A veces tengo ganas de comer algo rico y no sé qué… ¿Te ha pasado? Cuando me pasa, empiezo a abrir y cerrar cajones, a ordenar la alacena y a revisar el refrigerador. Uno de esos días, buscando, encontré un paquete de harina para arepas que alguien me había regalado, pero no estaba segura de cómo prepararlas.

Busqué las instrucciones y conseguí todos los ingredientes para preparar ese delicioso bocadillo. Realicé todo exactamente como indicaban las instrucciones y llegué a la conclusión de que lo complicado puede tener una solución simple. En pocos minutos las arepas estaban listas. Cualquiera podría haberlo hecho, ¡solo se debe seguir las instrucciones! Hay muchas cosas en la vida que pueden parecer complicadas aunque tengan soluciones muy sencillas. Todo lo que tienes que hacer es obedecer las instrucciones.

Las puertas de Jericó estaban bien aseguradas, los muros eran muy fuertes y nadie podía salir o entrar. Dios había ordenado a Josué conquistar esa ciudad junto a su pueblo, y para hacerlo debían buscar las instrucciones y obedecerlas al pie de la letra.

La instrucción de Dios era que Josué y los soldados marcharan dando una vuelta alrededor de la ciudad durante seis días. En el día número siete debían marchar siete veces alrededor de la ciudad, mientras los sacerdotes tocaban las trompetas, y cuando se diera el toque de guerra todo el pueblo debía gritar a voz en cuello. Solo entonces los muros de la ciudad se derrumbarían.

Ellos siguieron las instrucciones ¡al pie de la letra! Los sacerdotes tocaron las trompetas, la gente gritó a voz en cuello, y las murallas de Jericó se derrumbaron totalmente. El pueblo avanzó, sin ceder ni un centímetro, y tomó la ciudad. Josué y el pueblo obedecieron las instrucciones de Dios, y aunque se necesitó mucha valentía, fue su obediencia a las instrucciones de Dios lo que derribó las grandes murallas.

¿Hay alguna cosa complicada en tu vida? ¡Es simple! Busca las instrucciones en el libro de Dios y obedécelas, porque la obediencia derriba cualquier obstáculo.

Magaly

Comparte este devocional
Deja tu comentario