Matutina para Menores | Jueves 01 de Junio de 2023 | “Esfuérzate y sé valiente”

“Esfuérzate y sé valiente”

“Repite siempre lo que dice el libro de la ley de Dios, y medita en él de día y de noche, para que hagas siempre lo que éste ordena. Así todo lo que hagas te saldrá bien” (Josué 1:8).

El esfuerzo al cual se refería Dios era buscarlo y depender de él siempre. ¿Cómo podía conseguirlo Josué? Leyendo la Biblia de su tiempo (el Pentateuco), y meditando en ella. ¿Qué significa esto para nosotros? Meditar es permitir que lo que leímos a la mañana quede en nuestra mente a lo largo del día. Otra opción es “conversar” con la Biblia; es decir, después de leer un capítulo, hacernos preguntas específicas que ese capítulo responde. Una manera útil de meditar de día y de noche en la Palabra de Dios es cantar música cristiana en nuestros pensamientos; por naturaleza, la música suele ser “pegajosa”. Muchos autores bíblicos usaron la música y la poesía para ayudar a los lectores a memorizar la verdad.

Por otra parte, Josué iba a demostrar su fe en Dios haciendo lo que le correspondía. La mejor manera de demostrar que creemos en algo es compartiendo lo que nos entusiasma. De inmediato Josué dio la orden a los jefes del pueblo de preparar comida (vers. 11). Él tenía la seguridad de que estaban a punto de conquistar la tierra. Demostró que confiaba en Dios. No dijo “preparen unas embarcaciones” para cruzar el Jordán; pidió que prepararan comida.

Josué no sabía qué ocurriría cuando estuvieran delante del Jordán, pero estaba seguro de que esas aguas no se convertirían en obstáculo para que se cumpliera la promesa de Dios. Sería una oportunidad para que se manifestara el poder de Dios. Ya que Dios los llamaba a ese lugar, él se encargaría de resolver los desafíos día a día.

Esfuérzate hoy por buscar a Dios, presta atención a su Palabra y confía en que él hará lo mejor para ti. Jesús es el verdadero “Josué” que nos conduce a la Patria celestial. Solo él nos da acceso a la vida eterna; mientras tanto, él abrirá los caminos necesarios para llegar a la meta.

Comparte este devocional
Deja tu comentario