Matutina para Menores | Martes 16 de Mayo de 2023 | Para que te vaya bien

Para que te vaya bien

“Pongan en práctica todo lo que el Señor su Dios les ha ordenado, sin desviarse de ello para nada” (Deuteronomio 5:33).

¿Te gustaría que te fuera bien siempre en cada proyecto que empiezas y en todo lo que deseas? Siete veces aparece en Deuteronomio la frase “para que te vaya bien” (4:40; 5:29, 33; 6:3, 18, 24; 10:13). Siempre la vas a encontrar en el contexto de la obediencia a los mandamientos. El capítulo cinco repite los Diez Mandamientos; después de 40 años de haberlos recibido, los entendían mejor; por eso, si los comparas con Éxodo 20 puedes encontrarles mayor significado.

Deuteronomio 6 muestra una orden explícita de amar a Dios: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas” (vers. 5). ¿Por qué Dios nos pide eso? Porque solamente podemos obedecer a Dios si lo amamos. Pero ¿te parece que se puede exigir o imponer el amor? No. Dios está de acuerdo en que no es posible, y por eso nunca nos obliga. Dios amaba a Israel, y en los Diez Mandamientos les recordó lo que había hecho por ellos: la libertad de la esclavitud, los milagros, la protección en el desierto… Cada persona podía elegir amarlo también.

Lo mismo se aplica a nosotros. Cuando nos damos cuenta cómo nos llama, salva, responde a nuestras oraciones; cuando somos conscientes de su dirección cada día, entonces lo amamos y obedecemos cada día más. Pensándolo así, los Diez Mandamientos no serán una carga, sino una felicidad.

El Salmo 119 habla sobre la Ley de Dios. El autor enseña que obedecer la Ley de Dios es tan dulce como la miel (vers. 103), es una luz que nos muestra el camino (vers. 105), un tesoro más grande que cualquier riqueza (vers. 14). Significa vivir en total libertad (vers. 45), y sentir gozo (vers. 14). Todo esto puede pasarte a ti también, cuando guardas los mandamientos de Dios (vers. 11).

Hay un mensaje especial para ti:  Matutina para Menores | Miércoles 04 de Octubre de 2023 | Plena restauración
Comparte este devocional
Deja tu comentario