Sábado 27 de Noviembre de 2021 | Matutina para Menores | ¿Qué se leía en la sinagoga?

¿Qué se leía en la sinagoga?

“Jesús fue a Nazaret, el pueblo donde se había criado. El sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre, y se puso de pie para leer las Escrituras” (Lucas 4:16).

Marca la respuesta correcta

  1. Las Escrituras.
  2. El Nuevo Testamento.
  3. El Pentateuco.

¿Te gusta ir el sábado a la iglesia y acudir a la Escuela Sabática? 

Seguro que aprendes muchas enseñanzas de la Biblia, ¿verdad?

Jesús también le gustaba ir cada sábado a la iglesia. Los judíos la llamaban sinagoga que en hebreo significa “lugar de reunión”.

Cuando el rey de Babilonia, Nabucodonosor, destruyó el Templo de Jerusalén, los judíos comenzaron a reunirse en sinagogas. En la época de Jesús había muchas sinagogas en las ciudades más importantes del Imperio Romano.

En las sinagogas, la gente se reunía para leer la ley y los profetas, es decir, el Antiguo Testamento, que en la Biblia se llama: las Escrituras.

Un sábado, Jesús acudió a la sinagoga de su pueblo, Nazaret. Al verlo, la gente le pidió que predicara. Entonces Jesús se levantó y leyó en voz alta un texto del profeta Isaías que anunciaba cuál iba a ser su misión: ayudar a la gente pobre, a los enfermos y a los que no conocen a Dios. Todos se dieron cuenta de que estaba hablando de sí mismo como el Salvador prometido.

La gente que lo escuchó se enojó, pues pensaban que Jesús era el hijo de José y María y no creían que él era el Salvador prometido, el Hijo de Dios. Se enojaron tanto que lo insultaron, lo acorralaron y lo llevaron fuera de la ciudad. Jesús tuvo que abrirse paso entre aquella multitud enfurecida y marcharse. La gente de su mismo pueblo, donde se había criado, no lo reconoció como su Salvador.

Jesús se fue de Nazaret muy triste, porque lo habían rechazado. Jesús ama a todo el mundo, pero no obliga a nadie a creer en él. 

¿Qué decisión vas a tomar tú hoy? Escríbela en tu Diario de Oración.

Hay un mensaje especial para ti en la  Matutina para Menores, Domingo 21 de Febrero de 2021
Comparte este devocional
Deja tu comentario