Domingo 31 de Julio de 2022 | Matutina para Menores | En busca de verdadera felicidad

En busca de verdadera felicidad

“Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios” (Mateo 5:8, NVI).

¿Has escuchado silbar a los felices pajaritos? A mi mamá le encantan las plantas, y una de ellas creció tanto que se convirtió en un arbolito, donde todos los días a la misma hora llegan volando muchos gorriones. Me encanta escucharlos en coro. ¡Es una delicia! Dichosos, sin preocupaciones, disfrutan las plantas que Dios ha provisto para ellos, y dan la apariencia de que su único propósito en la vida es ¡ser felices!

¿Qué te hace feliz? Algunos piensan que felicidad es ser la persona más famosa, tener el último juego de moda, o quizá hacer todo lo que quieren sin restricción. Otros pueden imaginar que la felicidad es tener mucho dinero, o ser aceptados por todos. Aunque todo eso suena lindo, lo que Jesús dijo acerca de la felicidad es muy diferente de lo que tú y yo pensamos.

Un día Jesús subió a la ladera de una montaña y dio algunos consejos para ser felices. Uno de los más hermosos dice:

“Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios” (Mat. 5:8). Dichoso quiere decir feliz. ¿Qué es la felicidad según Jesús? Exactamente, felicidad es tener un corazón limpio y puro. La palabra “corazón” en la Biblia se refiere a la mente, la conciencia y la voluntad. Un corazón limpio es igual a las intenciones y acciones puras y limpias que salen desde lo más íntimo y secreto. Las cosas que piensas y haces cuando nadie te ve determinan tu integridad, y muestran tu verdadero carácter.

¿Sabes la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto? Es importante saberlo, pero más importante es tener la fuerza de voluntad para hacer lo correcto. Jesús no dice “dichosos los que tienen mucho dinero” o “felices los que viven en una casa grande”; ni siquiera dice “dichosos los que les suceden buenas cosas”. Jesús dice: “Felices los de limpio corazón”.

Algunos buscan la felicidad en el lugar equivocado. La verdadera felicidad no proviene de las cosas que tienes o que te suceden, es lo que pasa dentro de tu corazón, es entregarte a Dios cada día. Es ser íntegro de corazón.

Podrás vivir cantando como los pajaritos que silban felices, no por lo que tengas o por lo que te pase, sino porque tu corazón está limpio. Por eso, cuida tu corazón. ¡Disfruta la verdadera felicidad!

Magaly

Comparte este devocional
Deja tu comentario