Matutina para Menores | Sábado 11 de Mayo de 2024 | La Biblia masticada

La Biblia masticada

“Pone su amor en la ley del Señor y en ella medita noche y día” Salmo 1:2.

Mi perra Nala pertenece a la raza crestado rodesiano. Es una perra muy inteligente, pero cuando era bebé hacía muchos desastres, como todos los cachorros. Lo que más le gustaba era morder mis zapatos, pero también le encantaba cavar agujeros en el patio trasero. Si la dejaba afuera sola más de dos minutos, se ponía a cavar. Una vez la dejé afuera todo el día y cuando volví, había hecho 27 agujeritos por todo el patio.

La tercera cosa que le encantaba hacer era morder libros. ¿No es una locura? Es una perra, no sabe leer; pero a Nala le encantaba encontrar libros y masticarlos. Sin embargo, yo no lo supe hasta un desdichado día. No quería que mordisqueara mis zapatos ni que hiciera agujeros en el patio, así que la dejé en la habitación de invitados. Antes de dejarla allí, revisé la habitación. No parecía haber nada que pudiera meter a la perrita en problemas.

Cuando llegué a casa, fui a la habitación de invitados, abrí la puerta y me quedé atónita. Por toda la habitación había páginas de mi Biblia de cuero. La cachorrita Nala estaba en medio de todo, mordisqueandoel cuero y arrancando páginas poco a poco con sus patitas.

Me enfadé muchísimo. Pero más tarde, mientras limpiaba el desastre, me puse a pensar. En cierto modo, Nala había usado más mi Biblia que yo, pues yo la había dejado en un estante de la habitación de invitados. Casi nunca la sacaba para leerla y aprender de ella. No la utilizaba para difundir el mensaje de amor que Jesús relata en sus páginas.

Nala, en cambio, la masticó y la devoró. Y puede parecer gracioso, ¡pero estaba difundiendo sus buenas noticias por todas partes! Aquel día aprendí una lección especial de Nala. Lo que hizo me recordó que no debo descuidar mi Biblia y las importantes lecciones que puedo aprender de sus páginas.

Joelle

Hay un mensaje especial para ti:  Lunes 07 de Noviembre de 2022 | Matutina para Menores | Madame Curie
Comparte este devocional
Deja tu comentario